2 de abril de 2014

70 Aniversario del primer ascenso

Añadido en HISTORIA RSG por admin

En la historia de nuestro equipo, de la cual nos debemos sentir siempre orgullosos, no abundan las grandes gestas en coliseos europeos ni los trofeos conseguidos con plantillas mediáticas de valor estratosférico. Ni mucho menos, la historia del Real Sporting de Gijón se basa en el esfuerzo, la dedicación y el compromiso de muchos gladiadores, hombres de los pies a la cabeza, que a lo largo de casi 109 años han defendido y luchado por los colores del único equipo de Asturias.
Por esto, las alegrías son disfrutadas y guardadas en la memoria una a una, siendo motivo de orgullo para una afición que mira con nostalgia al pasado, mientras sueña con que el futuro vuelva a ser de gloria.
Desde Ultra Boys, os narramos una de las primeras temporadas gloriosas de nuestro club, la del primer ascenso a la categoría de oro del fútbol español, la que por tradición e historia nos corresponde, y del cual en estas fechas se cumple el 70 aniversario.
Esperemos que os guste:
orla4344Los años 40 entrarían en Gijón con grandes éxitos futbolísticamente hablando. Durante dos temporadas consecutivas (41/42 y 42/43) el Sporting se proclamaría campeón del grupo norte de segunda división. Sin embargo, en ambas temporadas caería derrotado en las promociones de ascenso jugadas frente a los equipos líderes de los otros dos grupos de ocho equipos que configuraban la división de plata.

En el primer año, 1942, quedaría en quinto lugar en dicha liguilla por el ascenso que jugarían los dos primeros equipos de cada grupo.

La siguiente temporada quedaría cuarto, jugándose el ascenso en el estadio Metropolitano de Madrid frente al Español de Barcelona. La desgracia hizo que el portero Leicea se lesionase al poco de comenzar el partido, poniéndose bajo los palos el central Tamayo, que nada pudo hacer para evitar la derrota gijonesa por 2 a 1.

Estos éxitos a medias, temporadas en las que el equipo se quedaba a las puertas de la primera división, recordaban los fantasmas de finales de los años 20, cuando el equipo era denominado jocosamente “el primero de los no clasificados” al no ser capaz de conseguir la definitiva promoción.

Para remediar esta situación, y lograr el primer ascenso en la historia del club ( ya denominado Real Gijón en aquellos momentos), los dirigentes apostarían por Amadeo Sánchez para ocupar el banquillo. El nuevo técnico, que habría guardado la meta de nuestro equipo durante los años 20, ganándose el apodo de “El gigante”, se convertiría con el tiempo uno de los que más y mejores éxitos conseguiría desde el banquillo gijonés.

El nuevo modelo de competición estaría formado por un único grupo de 14 equipos, de los cuales ascenderían directamente los dos primeros, jugando una promoción el tercer y cuarto clasificado.
La temporada comenzaría con el homenaje a Pin, uno de los primeros ídolos de la afición rojiblanca, el cual llegaría incluso a rechazar en su momento participar en una convocatoria de la selección española para seguir defendiendo la zamarra de nuestro equipo en una serie de amistosos disputados en París.
El inicio de campaña sería realmente malo para los intereses rojiblancos, que no ganarían su primer partido hasta la jornada 6 frente al Atletico Aviación por 2-0. A partir de ahí, el club entraría en una racha de victorias y buenos resultados que rápidamente le colocarían en los puestos altos de la tabla.

La anécdota desagradable de la temporada la protagonizarían el portero Lerín y el delantero del Murcia Alfonso, ya que en un encontronazo entre ambos este último se lesionaría, llegando a tener que amputársele la pierna (pulsa aquí para conocer esta historia). Este triste acontecimiento crearía una estrecha relación entre Alfonso y la ciudad de Gijón, ya que sería homenajeado en nuestro templo días después del triste suceso.
Pese a todo la temporada continuaba, y el equipo seguía cosechando excelentes resultados.
A dos jornadas para el final el ascenso se certificaría en El Molinón ante el Valladolid, quedando campeón en Jerez en la penúltima jornada.

Al regreso de este partido, la ciudad se echaría a la calle y se volcaría para recibir a los campeones. Los jugadores pasearían subidos en un autobús descapotable y numerosos homenajes se organizarían tanto en nuestra ciudad como en otras localidades asturianas, destacando el del último partido, frente al Real Betis, que se ganaría por 1 tanto a 0.
La plantilla de este primer gran éxito estaría formada por los siguientes jugadores: Lerín, Ceballos, Sión, Marculeta, Victorero, Tamayo, Calleja, Cervigón, Luisín, Vitín, Gutiérrez, Paladini, Mijares, Benigno, Armandín, Chipía, Cholo Dindurra, Gundemaro, Sansón, Adolfo y Liz.

Una nueva etapa se abría así para el fútbol gijonés, que disfrutaría durante tres temporadas de la división de honor hasta el definitivo descenso en la temporada 47-48.
Esperemos que el espíritu de esta plantilla acompañe a nuestros jugadores en la presente campaña para lograr el ansiado ascenso. Pese a las diferencias entre el fútbol de aquella época y el actual, cada vez más corrupto y deformado, existe un elemento en común, la ilusión de una afición que hoy, al igual que hace 70 años sueña y lucha por ver a su equipo en la élite del fútbol español.

En recuerdo de los héroes de 1944, que en paz descansen.

SIEMPRE SPORTING

1943

Both comments and pings are currently closed. RSS 2.0

Comentarios desactivados!