1 de marzo de 2014

Aún recuerdo los partidos de hombres que eran de verdad

Añadido en HISTORIA RSG por admin

A lo largo de los casi 109 años de historia que tiene nuestro club, muchos han sido los jugadores que, con mayor o menor fortuna han pasado por el vestuario del único equipo de Asturias. Sin embargo, cada vez son menos los que se ganan el respeto de la afición por su entrega y vinculación con los colores rojiblancos. Desde Ultra Boys, no pensamos olvidarnos de aquellos que lucharon, sufrieron y se dejaron hasta la última gota de sudor por hacer grande la historia del Real Sporting de Gijón. Por ello, queremos recordar a través de este artículo a Armando Menéndez Medina, o simplemente Medina, uno de los grandes olvidados de la historia de nuestro club.
Esperemos que os guste:

medina1En una época futbolística como la que nos ha tocado vivir, donde la vinculación entre los futbolistas y sus colores es nula, donde todo se compra y se vende, y los jugadores conocidos como “one club man” son una especie en extinción, se hace cada vez más necesario recordar los tiempos en los que el fútbol era jugado y nuestras camisetas eran defendidas por paisanos de verdad, como Armando Menéndez Medina.

Nacido en el barrio de La Calzada de Gijón el 30 de septiembre de 1932, llegaría de forma discreta al Sporting en 1951 procedente del Pelayo de Jove con dieciocho años de edad, tras haber jugado en diversos equipos infantiles locales como la Carreñina o el Moreda. Su debut se produciría en la campaña 51/52 ante el Real Madrid, disputando un total de 15 encuentros en dicha temporada.

Fue lo que se conoce como un jugador “todoterreno”. Dinámico, guerrero, con una excelente condición física y de sobresaliente entrega, lo que suplía su limitada calidad en algunos de los aspectos del juego. Destacaba su función en el centro del campo, donde formaría un gran tándem con otra auténtica leyenda rojiblanca, Molinucu. Entre ambos se encargaban de dirigir y comandar el juego del equipo. Además, Medina destacaba enormemente en el juego defensivo, siendo el encargado de frenar los ataques visitantes (la función que hoy realiza el medio defensivo), enviando los balones recuperados a los diferentes extremos, entre los cuales destacaba Cholo Dindurra. También jugaría en algunas ocasiones como interior, retrasando su posición a medida que su físico y dinamismo se iban resintiendo por el paso de los años, jugando como lateral durante las últimas temporadas de su carrera. Varios equipos potentes de nuestra liga se interesarían en el, como el Valencia o el Atletico de Madrid, pero nunca defendería ninguna otra camiseta que no fuese la del equipo de su tierra.

Sus 15 temporadas en la ribera del Piles darían para muchas anécdotas. La más especial de todas quizás sea la que se produjo un 25 de enero de 1953, en un partido frente al Real Madrid. Medina, cansado de la lentitud de los tranvías de nuestra ciudad, se había comprado una bicicleta BH para acudir a los entrenamientos y partidos, en cuya barra solía acompañarle subido su compañero Rionda. Ambos se habían retrasado comiendo en un bar de La Guía, llegando al Molinón justo en el momento en que la expedición madridista se bajaba de su autobús y pasando con la bici por encima del pie del jugador blanco Lesmes. Durante el partido, Medina y Rionda tendrían que soportar multitud de mofas por parte de los jugadores del club de la capital. El Sporting le daría un baño al Real Madrid, acorralándolo durante los 90 minutos para vencerle finalmente por 2 a 1. Ya fuera del estadio, Rionda les preguntaría a los miembros del conjunto merengue si seguían teniendo ganas de reírse. Antes de que pudiesen bajarse del autobús, Medina y Rionda enfilaban las empinadas calles del barrio del Coto montados en la BH del mediocentro de la Calzada.

Para el recuerdo de los que le vieron jugar queda su marcaje a Luis Suárez en un partido frente al Barcelona, al cual “secaría” como en ocasiones llegaría a reconocer el propio exfutbolista, único vencedor español del balón de oro. Además, estaría presente en el ascenso de la temporada 56/57, el tercero en la historia del club, así como en otros acontecimientos históricos para nuestro equipo, entre los que destaca la dramática promoción para evitar el descenso a tercera en el año 61. En sus 15 años de rojiblanco compartiría vestuario con muchos de los hombres importantes de nuestro club, como Ortiz, Biempica, Germán o los ya mencionados Molinucu y Cholo Dindurra. Dejaría el fútbol a los 34 años cuando aún le quedaban otros dos de contrato, por desavenencias con el presidente Víctor Manuel Felgueroso, siendo capitán del equipo.

Colgaría las botas tras haber defendido en 356 ocasiones la camiseta de nuestro equipo, siendo el séptimo jugador con más partidos disputados en nuestro club ( sólo superado por Joaquín, Quini, Jiménez, Ablanedo II, Castro y Mesa). Sería el primer presidente de la asociación de veteranos del Sporting y abriría diversos negocios tras su retirada del fútbol.

A día de hoy, sólo nos queda el placer de rememorar y acordarnos de aquellos paisanos de verdad que un día hicieron grande a nuestro club y defendieron la zamarra rojiblanca con el esfuerzo, el orgullo y la pasión que se merece.

Armando Menéndez Medina, un hombre de club. 15 años al servicio de nuestros colores, 356 razones para honrarte.

1955

Both comments and pings are currently closed. RSS 2.0

Comentarios desactivados!