6 de enero de 2014

Real Sporting 2 – 3 Zaragoza

Añadido en CRONICAS por admin

Domingo 5 de enero, a una hora realmente intempestiva y con gran parte de la ciudad en vilo ante la llegada a la misma de sus majestades los reyes magos de oriente. A tenor de las circunstancias, el ambiente en nuestro templo no se presumía especialmente cálido. Sin embargo, un culpable con nombre y apellidos, el colegiado andaluz Santos Pargaña, se encargó de encender a una afición sportinguista que tiene que remontarse bastantes años atrás para recordar un arbitraje igual de pésimo en casa.

El partido comenzó realmente mal para los intereses rojiblancos, con un gol en contra en el minuto 2 obra de Roger, que no sirvió para que nuestro fondo se amilanase, es más, sucedió todo lo contrario, apretando cada vez más mientras el equipo buscaba el empate, el cual llegaría tras un remate de cabeza de Nacho Cases. Los cánticos continuaban y se hacían más y más fuertes hasta la llegada del intermedio con empate a uno en el marcador.

Apenas comenzada la segunda parte la alegría inundaría las gradas de nuestro coliseo con un gol de Sergio Álvarez que hacía encarar la segunda parte con optimismo. Sin embargo, en ese momento empezaría el bochornoso espectáculo que daría el colegiado del encuentro. Incomprensiblemente, Luis Hernández sería expulsado por segunda amarilla tras realizar una falta que no la merecía en absoluto. A esta expulsión la seguiría el gol del empate del Zaragoza.

Pero las desgracias no acabarían ahí. Iván Hernández sería expulsado por doble tarjeta amarilla. Por si fuera poco, el árbitro trataría de regalar al Zaragoza el gol de la victoria señalando un muy dudoso penalty que también supondría la segunda amarilla para Nacho Cases. El Sporting se quedaba con 8 jugadores, pero Cuellar se erigía como salvador momentáneo deteniendo la pena máxima, lo que permitiría al Sporting seguir soñando.

Desde ese momento la implicación de la grada con el equipo pasó a ser total, con nuestro fondo como principal foco de animación y cuna de los cánticos, el estadio entero se convirtió en una olla a presión buscando ayudar al equipo a mantener el resultado.

En el minuto 89 llegaría el mazazo definitivo. El Zaragoza haría el 2-3 minutos después de que el triste protagonista del día, Santos Pargaña, continuase cubriéndose de gloria expulsando al técnico sportinguista Jose Ramón Sandoval.

La decepción sería total para toda la parroquia sportinguista, ya que de no ser por las andanzas del inepto trencilla, al cual la categoría y estadios como el nuestro le quedan muy grandes, el resultado hubiese sido muy distinto. Solamente pedir que se pase una buena temporada en “la nevera”, y a poder ser que no vuelva a arbitrarnos nunca más.

Pese a lo triste del espectáculo, la animación en nuestra grada sería realmente buena durante la mayor parte del partido, especialmente durante toda la segunda parte, creando un ambiente realmente envidiable durante momentos en los que los cánticos que nacían en nuestra grada eran seguidos por la mayor parte del estadio. Para dar un mayor colorido se sacaron diversos banderones que ondearían durante todo el partido a lo largo y ancho de la grada. Destacar la visita de numerosos componentes de Ligallo Fondo Norte, con los cuales miembros de nuestro grupo pudieron departir y disfrutar de la noche gijonesa.

Both comments and pings are currently closed. RSS 2.0

Comentarios desactivados!