2 de mayo de 2013

“Cuidar al aficionado: El exitoso modelo alemán”

Añadido en NOTICIAS por admin

AQUI OS PONEMOS OTRO BUEN ARTÍCULO QUE HABLA SOBRE EL MODELO DEL FÚTBOL ALEMÁN, DEL QUE TODO EL MUNDO HABLA EN ESTOS DÍAS Y DEL QUE BIEN PODRÍAN APRENDER LOS INÚTILES DIRIGENTES DE NUESTRO FÚTBOL.

EL ARTÍCULO SE TITULA “CUIDAR AL AFICIONADO: EL EXITOSO MODELO ALEMÁN”

En 2002, el mismo año en que el Bayer Leverkusen llegaba a la final de la Champions y el Borussia Dortmund a la de la UEFA, el fútbol alemán se asomó al abismo. La quiebra del operador Kirch Media, cuyo contrato televisivo proporcionaba el 31% de los ingresos de los clubes de la Bundesliga, llevó el caos a los despachos al desmontar todas las previsiones económicas. Pero, en medio de lo que parecía una catástrofe, se alzó la voz del kaiser Beckenbauer, apuntando el camino: «la quiebra de Kirch puede servir para que entre todos redimensionemos el fútbol y nos adaptemos a la realidad».

Sabiendo transformar el fracaso en una oportunidad de cambio, la Bundesliga ha consolidado un modelo envidiado por las aficiones del resto del mundo. Aunque antes tuvieron que transcurrir largos años de penuria, actualmente el fútbol alemán presenta logros tan notables como la mejor media de todas las Ligas europeas en asistencia de espectadores por partido (42.100) y ocupación de los estadios (90%), ser la segunda competición que más ingresos genera (solo por detrás de la Premier) y la que más crece, reducir a prácticamente 0 las deudas de sus clubes o tener cinco campeones distintos en diez años, arrebatando además una plaza de Champions al otrora poderoso Calcio. Muchos expertos señalan que, de seguir por este camino, se convertirá en la liga europea más importante a medio plazo. Estas son las claves del exitoso modelo alemán.

1. El aficionado, por encima de todo

En Alemania, el aficionado (y no el espectador) es lo más importante y a él están dirigidos los horarios. Ajenos a la espiral de precios en las que se han sumergido las entradas en la Liga española o la Premier, el coste medio de ver un partido de la Bundesliga durante la temporada 2010/2011 se sitúo en 22’75 euros, asequible para los aficionados de las clases sociales más bajas (que suelen ser los que más animan). Así, el abono más barato oscila entre los 120 euros del Bayern de Munich y los 212 del Mainz 05. Eso sí, los abonados no pueden superar el 50%del aforo del estadio, pues hay que dejar asientos libres para que todos los aficionados puedan tener la oportunidad de ver a su equipo. Además, de ese 50% restante, mínimo el 10% debe reservarse para la afición visitante, que recibe facilidades para el transporte junto a la entrada. Por supuesto, hay descuentos en los precios para niños, jubilados y discapacitados.

Los estadios, favorecidos por el impulso del Mundial de 2006 también han sufrido una importante remodelación. La mayoría de ellos se mantienen en las zonas populares y no en la periferia de las ciudades, lo que facilita el transporte. Para favorecer la cercanía de las gradas, se han eliminado todas las pistas de atletismo.

Los resultados de esta política son espectaculares. La Bundesliga es la liga europea con la media más elevada de espectadores por partido (42.100) y, del resto de competiciones deportivas a nivel mundial, solo la NFL la supera en número de espectadores. Por consiguiente, los estadios casi siempre presentan un aspecto colorido, muy atractivo para el espectador, con una media del 90% del aforo completo por una afición popular y bulliciosa.

2. Nuevo modelo futbolístico: balón y cantera

Para una competición que siempre ha caminado unida a la selección nacional, la llegada de Jurgen Klinsmann al banquillo de Alemania tuvo un impacto extraordinario. Con el gran objetivo del Mundial 2006, el ex delantero se propuso cambiar la mentalidad tradicional del fútbol teutón. Se abandonó el juego físico y rocoso para apostar por la velocidad y la posesión del balón. La atractiva filosofía de Klinsmann (continuada por Joachim Low), ha sido seguido por equipos ganadores como el Werder Bremen dirigido por Tomas Schaaf, el Stuttgart de Veh, el Hoffenheim de Rangcik o el actual Borussia Dortmund de Juerguen Klopp.

Además, el Mundial 2006 reforzó la apuesta por la cantera, con una remodelación completa de las estructuras de las categorías inferiores, introduciendo técnicos más afines a la nueva filosofía de juego y potenciando los distintas selecciones inferiores. Los equipos que ascienden a la Bundesliga deben acreditar un compromiso de mantener unas categorías inferiores con una estructura estable. De 2007 a 2012 la inversión en la cantera ha aumentado de 48 millones a 70. El éxito de este sistema ha permitido la eclosión de jugadores como Mario Gotze, Matts Hummels, Marco Reus, Mesut Ozil y Thomas Muller. Esto ha provocado la revalorización del jugador alemán frente al extranjero y que en los últimos años el porcentaje de jugadores menores de 23 años en la Bundesliga haya pasado del 6% al 15%.

3. Saneamiento financiero de los clubes

Si el fútbol pertenece a los aficionados, también deberían pertenecerles los clubes. Esta es la mentalidad que subyace a la famosa regla del 50+1. Esta norma establece que el 51% de las acciones de un club deben ser propiedad de los socios, con lo que se evita que empresas o jeques puedan hacerse con el dominio del equipo. Pero para esta rígida norma se estableció la excepción de empresas que hayan demostrado un compromiso estable y duradero con el club durante un mínimo de 20 años, como ha sucedido con la farmacéutica Bayer y el Bayer Leverkusen o la empresa automovilística Volkswagen y el Wolfsburgo.

La Bundesliga impone también un rígido control de la estructura económica de sus clubes. Para conseguir la licencia, necesitan que una auditoría externa certifique que no tienen pérdidas. Según el último informe económico de la UEFA, la deuda conjunta de los 18 clubes alemanes es prácticamente cero. Es más, durante la temporada pasada, presentaron unos beneficios conjuntos de 52 millones de euros.

Y estos beneficios no se han conseguido operando con pequeñas cantidades, pues la Bundesliga fue el año pasado la segunda Liga con más ingresos, con 1. 746 millones, solo por detrás de los 2.500 Premier League (la Liga española genera 1.718). Es además la competición que más crece, pues ha aumentado su volumen de negocio en un 8%. Las tres grandes partidas que aportan estos ingresos son la taquilla del partido (424 millones), la publicidad (573) y los pagos de radios y televisiones (519).

4. Reparto equitativo de los derechos televisivos

El colorido de los estadios, lo atractivo del juego y la emoción de la competición han provocado la revalorización del los derechos televisivos de la competición. Así, la cadena Sky ha aumentado un 50% el desembolso que efectúa por televisar los partidos de la Bundesliga, pasando de 412 a 628 millones. Hay que señalar que en Alemania todos los partidos, menos el del inicio de la competición y el primero después del parón invernal, se emiten en televisión por pago.

El reparto de los derechos televisivos, que se negocian de una manera conjunta, es mucho más equitativo que el español. En la temporada pasada 2009/2010, la última de la que disponemos los datos, la diferencia entre el que más cobraba, el Bayern de Munich (28) y el que menos, Hoffenheim (13) hubo una diferencia de tan solo 15 millones.

Este reparto equitativo de los derechos desemboca en una mayor igualdad entre los equipos. Y esto deriva en que, como afirmaba Sepp Herberger: «¿Sabes por qué la gente va a los estadios? Porque no saben cómo acabará». Tal vez sea ésta la fórmula del éxito.

ODIO ETERNO AL FUTBOL MODERNO!!!

Both comments and pings are currently closed. RSS 2.0

Comentarios desactivados!