13 de febrero de 2013

Aún recuerdo los partidos de hombres que eran de verdad

Añadido en HISTORIA RSG por admin

Don Secundino Suárez Vázquez “Cundi” nació en Sotrondio en 1955, se formó en el Ensidesa y triunfo en Gijón. Es la onceava parte de una alineación, la de los dorados ochenta, que a fuerza de éxitos quedo impresa en la memoria de los sportinguistas, jóvenes y mayores. Una aCUNDI1lineación de las que el aficionado sabe de carrerilla.
Defensa izquierdo, apodado “facultades”, corredor de banda y excelente centrador desde la esquina ( casualmente tipo de jugador que hace 20 años que no tenemos, ni en la izquierda , ni en la derecha ) claro que su centros tenían un destinatario especial, Quini, y un lateral, con Quini a tiro de bola, cobraba valor seguro a poco que lo intentara. De diez centros, siete cabezazos; y de siete cabezazos, cuatro goles. Buena estadística.
Hijo de un minero barrenista, Cundi comenzó a jugar en el equipo de su tierra, el San Martín, pero fue de los de carrera meteórica. Con 18 años llego al Sporting, en unos meses plenos de aciertos en cuanto a fichajes porque, caso de la misma tacada, entraron en el club rojiblanco además de Secundino Suárez, el chaval de la cuenca, Maceda, Doria, Redondo, Joaquín, Mesa o Enzo Ferrero. ¿Quién da más? Su primera ficha rondo las trescientas mil pesetas.
En 1974 ya pertenecía Cundi a la primera plantilla y desde entonces, con la excepción de un año de mili allá por tierras mallorquinas, no se movió de la orilla del Piles. Casi siempre como titular salvo la última temporada en activo, la de 1989/90, en la que una lesión de columna lo dejó poco menos que en blanco. Le sugirieron pasar por el quirófano, pero el recordó que su carnet de identidad le marcaba 35 años y quizá no merecía la pena una intervención tan delicada como la que los médicos le proponían.
Y dejo el fútbol, pero no el Sporting, al menos en el sentimiento.
Fue internacional A una docena de veces, internacional olímpico y se quedo a las puertas de dos mundiales por culpa de las lesiones. En Argentina 78 , cuando tenía el puesto más que seguro con Kubala en el banquillo. CUNDI2El día en que Kubala lo incluyo en la lista de los elegidos, Cundi fue operado en el gijonés sanatorio de Begoña. Y, cuatro años después, el mundial de España, aquel fiasco del fútbol hispano que acabo con sonrojo general.mala suerte, la de la selección y la de Cundi, un defensa rápido y no especialmente alto ( 1,70 metros ) pero que saltaba con soltura, más y mejor que muchos delanteros.
En su primera temporada completa con el Sporting, el equipo acabo en la cola de Primera y, por ende, en el pozo de la Segunda División. Esa fue la curva de inflexión, el inicio de unos años para el recuerdo y también para el orgullo. Al año siguiente se vuelve a primera y en la temporada 1977/78 el equipo se clasifica para la copa de la UEFA, en la 1978/79 Cundi es ya un fijo, camino de convertirse en un clásico. Es el año del subcampeonato: 35 goles encajados en 34 partidos, el equipo menos goleado de la liga. La banda izquierda, casi menos que inexpugnable.
En la Escuela de Fútbol de Mareo se podría poner a los chavales ( y los que no son tan chavales ) a ver fútbol una vez a la semana, a ver los vídeos de aquellos partidos de hombres que eran de verdad, y se les podrían decir ” esi que corre la banda, era un rayu, desbordaba, si, cierto que no era un dechado de técnica, pero aquella banda, amiguinos, estaba formada por Cundi atrás y Ferrero delante”
Cundi se retiró sin ruido, con su más que merecido homenaje, en donde Ultra Boys fue protagonista directo al encargarse del tifo del homenaje, con la quema de más de 40 bengalas , botes de humo y suelta de globos.puso un café en Viesques y hoy seguro que recuerda con orgullo esos cuatrocientos cinco partidos oficiales con la camiseta del Sporting. Del primer Sporting; del mejor Sporting.

CUNDI3

Both comments and pings are currently closed. RSS 2.0

Comentarios desactivados!